01 noviembre 2017

Más voluntad que popular

La dirigente del partido político Voluntad Popular en Puerto La Cruz Astrid Silvestri es definida como « colaboracionista », palabra muy de moda en estos tiempos en Venezuela. La licenciada Silvestri ha salido favorecida durante mucho tiempo con contratos del gobierno, asignados de forma directa. Es una operadora leal del dirigente, color gris ceniza, Gustavo Rojas.
Dentro de la oposición en el estado Anzoátegui es percibida como una avezada « divisionista », íntima de Enzo Scarano. Obtuvo negocios con aprobación de los alcaldes Magglio Ordoñez (Puerto La Cruz) y Guillermo Martínez (Barcelona), incluyendo contratos en Barcelona en la rivera del río Neverí. Las recomendaciones oficialistas fueron tan buenas que algunos contratos fueron en la empresa Mitsubishi y con el Grupo Cirigliano, en el negocio de los ornatos y áreas verdes.