Aristóbulo Istúriz y Guillermo Martínez como 2 buenos milicianos | Debatiendo el Presente