Sin esperanzas pero con tazas | Debatiendo el Presente