Debatiendo el Presente: noviembre 2015

16 noviembre 2015

Anzoátegui, ¿Zona otrora del extremismo vasco?

Era el mes de diciembre del año 2012. En un café de la hermosa localidad de Como, en Italia, dentro de un clásico hotel, a orillas del lago y muy cerca de la estación de teleféricos se reúnen 2 representantes de la Guardia Civil española y un periodista que vivió de cerca los acontecimientos. Tres años después en España confirmaban que el pistolero y sicario José Luis Eciolaza Galán, «Dienteputo», junto a otros miembros del grupo terrorista, estuvieron alguna vez en Anzoátegui donde participaron en actividades y asesoraron a una personalidad pública, hoy dedicado a los derechos humanos. Buscaban financiamiento para sus actividades internacionales. Volviendo a la reunión en España, se definió la disposición de un ex-jefe de policía para declarar a un juez español y confirmar con su testimonio la presencia de pistoleros de la ETA en Anzoátegui. La Guardia Civil proponía avanzar con el expediente. El panorama se tornó más trascendente cuando el denunciante ofreció testificar sobre la presencia del nieto de un dictador caribeño, quien entonces vivía en la casa del hoy defensor, en las reuniones con los etarras y de las instrucciones y coordinaciones que hacían embajadores y vicepresidentes del dictador. Por razones inexplicables y con el paso de los meses el interés de la Guardia Civil fue desapareciendo y la investigación no concretó resultados conocidos. El hoy defensor ahora se presenta ante el mundo como un gran luchador por los derechos y la dignidad humana, pretendiendo olvidar sus vínculos con el extremismo vasco.

02 noviembre 2015

¿Estuvo en Anzoátegui Dienteputo?

Se hace oportuno el momento para investigar la presencia de José Luis Eciolaza Galán, alias «Dienteputo», uno de los más peligrosos miembros de la ETA en Anzoátegui años atrás. En el 2013 la Guardia Civil española estableció contacto con un testigo pero judicialmente no llegó a nada. Sin embargo quedaron establecidos los vínculos del mayor sospechoso, alto cargo ahora en la defensa de los derechos ciudadanos, e igual que la presencia de la patria de Martí en algunos arreglos. Mal opinarían las organizaciones internacionales dedicadas a la defensa de los derechos humanos si descubren que en su seno cohabitan elementos que tuvieron dentro de sus equipos a este tipo de individuos.